AHTO RAUDOJA – Techador

Experiencia

Ahto Raudoja es un carpintero con educación forestal y es portavoz de la pequeña nación cultural Seto que vive principalmente en la parte sur de Estonia y en los vecinos territorios rusos. La arquitectura tradicional de madera ha sido ya su interés desde tiempos universitarios, cuando estudió la silvicultura e investigó sobre los edificios tradicionales de los Setos. Los techos de madera han sido parte de sus actividades durante los últimos 20 años. Ha construido principalmente techos de tejas y ha también enseñado a las personas interesadas como construirlos utilizando antiguos métodos. Ya durante el tiempo de la universidad en 2002 fundó una pequeña empresa llamada Katusõkatja, cuyo campo de trabajo principal es la construcción de techo de tejas y la renovación de casas de madera. Los techos construidos bajo la supervisión de Ahto pueden ser de pequeños refugios (4 m2) hasta enormes viviendas (1400 m2). Es posible ver sus trabajos por ejemplo en el Museo al Aire Libre de Estonia y en el Museo de Granjas de Seto.

Portavoz de Seto, investigador y escritor

Además de las experiencias en arquitectura, Ahto es también portavoz de la cultura de Seto. Los Setos son una pequeña nación ugrofinesa cerca de la frontera entre Estonia y Rusia. Tienen su propio lenguaje, ropa, cocina, música y costumbres arquitectónicos, pero su territorio se colocan tanto en Estonia como en Rusia. Entre otras cosas, Ahto ha investigado y renovado las tsässons, capillas ortodoxas que tienen papel importante en la arquitectura rural de Seto. A diferencia de las iglesias, las tsässons vienen establecidas y gestionadas por las comunidades locales. Esos edificios son fuentes esenciales de información de la investigación del patrimonio arquitectónico vernáculo. Ahto ha compilado una voluminosa antología: “Tsässons de Setoland” (publicada en 2011, autores: Ahto Raudoja y Tapio Mäkeläinen), que da una visión general sobre las investigaciones realizadas durante los últimos 10-12 años y permite comprender la esencia de la cultura tsässon en Seto. Además, ha escrito “Setoland: características básicas de la arquitectura tradicional” (publicada en 2014 por Vanaajamaja), que da una visión general de los diferentes tipos de edificios y de las características de la arquitectura rural de Seto.

La construcción de los techos con tejas

La madera como es el material de construcción más fácilmente obtenible ha estado en uso ya desde los períodos prehistóricos en el territorio estonio. Hasta que el uso de tejas comenzó a extenderse en el siglo 15, no sólo las casas de vivienda, sino incluso las iglesias habían sido cubiertas por piezas de madera rasgada por medio de cuñas. Los techos de madera volvieron a difundirse al final del siglo 19 en relación con los cambios en la producción agrícola. El grano procesado con las máquinas trilladoras recién aparecidas no podía producir paja con las calidades necesarias para cubrir los techos. Diferentes tipos de techos de tejas (en lengua estonia pilbas, Laast, sindel, kimm) aparecieron al lado de los techos de paja, madera y tabla. Después del período soviético que fue un periodo de fuerte industrialización donde se utilizaron diferentes tipos de materiales industriales para realizar los techos, los techos de madera ganaron más popularidad en la arquitectura rural y se difundieron y se utilizaron tanto sobre las casas de madera reformadas, como sobre casas de nueva construcción. Las tejas se cortan de bloques de abeto, pino, aliso o álamo utilizando una máquina especial. La materia prima más duradera es el abeto, pero es proceso de corte es el más complicado. El espesor medio de una teja es de 3 a 4 mm, ancho de 7 a 12 cm y con una longitud de hasta 75 cm. El techo más adecuado para la construcción con troncos y leña así como el tipo de construcción de arquitectura rural más común es el techo hecho de material natural. Las tejas de madera son flexibles y moldeables, son adecuadas para las diferentes formas de los techos. Además los techos de teja son relativamente ligeros – a menudo las casas de troncos viejos no son capaces de llevar techo de tejas si es demasiado pesado.

Resurgimiento de antiguas habilidades

Construir una casa y hacer el techo de tu propio hogar era considerado algo obvio y normal por la mayoría de los campesinos en el comienzo del siglo 20. Los conocimientos se transmitían de generación en generación. Durante la época soviética, la tradición constructora fue interrumpida y muchas habilidades de construcción tradicionales casi desaparecieron. Después de que Estonia recuperó su independencia la renovación de edificios antiguos y la creación de nuevos según las tradiciones ganaron popularidad, conjuntamente con el interés para las tradiciones y las habilidades antiguas. Hoy en día es posible aprender a construir techos de madera en cursos de corta duración organizados principalmente por las sociedades que están popularizando las habilidades tradicionales de construcción o hacer experiencia práctica bajo la supervisión de maestros expertos. Hay muchos expertos de techos de madera en Estonia, pero Ahto se caracteriza no sólo como un artesano, sino también como valorador de la habilidad y el portador del patrimonio cultural tradicional. En Vanaajamaja él ocasionalmente tutoría los cursos de techo de teja. Normalmente los cursos se hacen en viejas casas pequeñas, como graneros o establos. Las obras de tejas se enseñan generalmente en 1-2 días de estudio práctico. Cuando la enseñanza de tejas ha sido aprendida correctamente y bien Ahto introduce también la teoría de todos los otros tipos (pilbas, Laast, sindel, kimm), dónde y cuándo es razonable construir techos de madera y cuál de ellos elegir. Los participantes del curso aprenderán cómo elegir las tejas y las diferentes técnicas de cómo colocar las tejas sobre el techo. Además de los cursos de formación práctica Ahto también guía tours de verano muy populares para la introducción de la arquitectura vernácula y la historia cultural de la región Setomaa. El recorrido lleva a los participantes a los objetos arquitectónicos más interesantes – de granjas a iglesias, de escuelas y capillas de madera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *