JUAN ANTONIO ORELLANA – Fabricante de pavimentos

Juan Antonio Orellana es un experto del empedrado granadino. Juan empezó en 1990 una empresa pequeña de albañilería o de construcción del pueblo de Loja, que trabajaba en Loja y en los pueblos de los alrededores. Entre los muchos trabajos que hacía esta empresa, estaba la de hacer empedrados granadinos. Cuando empezó él, ya existían talleres de empedrados granadinos. Aparecieron por primera vez en Granada el siglo XIX. Su taller lo tiene en Loja, aunque en realidad este trabajo se realiza a pié de obra, por lo que más que taller es un almacén.

Origen del empedrado granadino

La primera cultura que utiliza el empedrado se remonta a Egeos en la Creta Prehistórica (Periodo Neolítico 1600 -1000 a JC), utilizaban los cantos rodados para la pavimentación. Los griegos y después los romanos, decoraban sus construcciones con mosaicos hermosos formados por piezas pequeñas de piedras de colores llamadas teselas.

El empedrado granadino es un derivado de los teselados romanos, pero nace en la cultura árabe, siendo el pueblo Omeya su primer creador en el califato independiente de Córdoba (Siglo IX – XII). El material que utilizaron para crear estos pavimentos fueron los guijarros redondeados por efecto natural de la erosión, principalmente obtenidos de los lechos de los ríos, siendo el diámetro de esta piedra generalmente caliza, de unos cinco centímetros.

Los primeros diseños de los Omeyas fueron la composición geométrica, utilizando para la traza de los mismos, piedras redondeadas de color más oscuro que la empleada en el relleno.  De los Omeyas copiaron los Nazaritas descendientes de los Nasridas, primeros pobladores de lo que más tarde sería el Reino de Granada. Estos innovaron con la utilización de la espiga, en su mayor parte debido a las características de la piedra que se encuentra dentro del entorno; la pizarra (esquisto). De esta forma surge lo que posteriormente sería el empedrado artístico granadino.

Materiales y trabajo

Los materiales con los que Juan trabaja  son los morteros, mezcla homogénea  de cemento y arena, y la piedra, guijarros o piedra  caliza si es para los rellenos y de pizarra para la formación del dibujo o motivo de decoración.

La selección de los materiales es importante y sencilla al mismo tiempo. Por una parte es necesario un material resistente, que dura en el tiempo y que pueda soportar el peso y la rotación continua por parte de vehículos y personas. Por otra parte, el material debería ser físicamente y químicamente estable y no debería arruinarse con la lluvia o por culpa de otros materiales por los que las calles están hechas.

Las piedras utilizadas en el empedrado granadino son negras y blancas y se recogen de los ríos y barrancos en Granada. Estas piedras vienen utilizadas por su consistencia, porque son fuertes y porque, por su forma redondeada, son perfectas para ponerlas en el mortero en las calles. Además, son ricas de cuarzo y eso no permite que entren el sal y la humedad y arruinarlas.

Si no se pusiera empedrado, las calles estarían llenas de barro, porque llovía mucho más que ahora, y no existía el alquitrán como derivado del petróleo.  Se colocaron los empedrados porque las piedras se encontraban con mucha facilidad en los ríos y ramblas de la zona, y eran gratis, solamente había que hacer el trabajo de recogerlas. Casi siempre el empedrado granadino, como se puede entender del nombre, se crea con piedras. Suelen ser piedras provenientes de los ríos o de la playa (cantos rodados), pero en algunas ocasiones lo combinan con mármol.

Por último, ambos los granadinos y los turistas parecen apreciar el empedrado. Lo consideran como un símbolo de Granada y de la cultura y las tradiciones de Andalucía.

Para realizar un buen trabajo lo principal es una buena planificación de las tareas a realizar en cada jornada. A grandes rasgos, la primera faena es la confección del mortero y relleno con el mismo de la zona a trabajar, replanteo de dibujos  sobre el mortero extendido y colocación de la piedra comenzando por el perfilado de los motivos o dibujos y a continuación,  los rellenos de fondo para finalizar con el fraguado y limpieza del trabajo realizado.

Algunos pasos fundamentales son necesarios para crear el empedrado granadino:

1) Mezclar arena y cemento en las siguientes proporciones: ½ de arena y ½ de cemento.
2) La mezcla obtenida viene extendida donde el empedrado se creará.
3) El estrato de la mezcla una vez secado viene lisado y el motivo se dibuja utilizando una cuerda y las manos.
4) El motivo entero se crea al interno de una estructura de madera para que las piedras estén todas posicionadas al mismo nivel. Después se cubre con una mezcla de arena y cemento y viene mezclado hasta que se logre a un resultado homogéneo.
5) Se rocía agua encima de las piedras, teniendo cuidado que el cemento no se quite.
6) Se limpian las piedras con una escoba y se dejan de manera que salgan del mortero.
7) Finalmente, se lavan las piedras detenidamente con una esponja para remover las manchas de cemento.

Resumen

Hoy en día no hay muchos artesanos que trabajan como expertos de empedrado Granadino (más o menos 30 en Andalucía).

Los principales clientes de Juan son clientes privados pero en el pasado también trabajó para ayuntamientos. Con su trabajo apenas puede pagar por la comida y los gastos mensuales.  Dado que la mayoría de los clientes son clientes privados, la mayoría del trabajo se realiza directamente en sus casas, chalets, patios, etc. Cuando trabaja para los ayuntamientos, realiza los empedrados principalmente en plazas, calles peatonales y aceras. En este último caso (es decir cuando realiza empedrados granadinos en espacios públicos) no hay ninguna restricción que se aplica en términos de elección de los motivos: Juan es libre de elegir los motivos y decoraciones. Ya que el trabajo se hace generalmente en áreas muy pequeñas, por lo general Juan trabaja solo.

En el caso de Juan la continuidad familiar se ha perdido, pero por haber trabajado en la enseñanza de este oficio, sí ha dejado alumnos que, salvo por el período de crisis que estamos sufriendo,  también se dedican a este trabajo. Juan no tiene ningún título de enseñanza, solamente conoce muy bien el oficio, y en España y Andalucía, hace unos 20 años, la Administración creó unas “Escuelas Taller”, donde los profesores eran profesionales de la Construcción, Carpintería, etc., y los alumnos eran normalmente malos estudiantes que aprendían un oficio en estas Escuelas Taller. Actualmente han desaparecido todas las Escuelas Taller.

¿Y cuál es el futuro de esta profesión en España? “Como para todas las profesiones artesanales, el empedrado seguirá existiendo mientras hay gente que aprecien el trabajo artesano y la singularidad del trabajo manual. Sin embargo, debido a la propagación de nuevos materiales, el futuro podría ser de verdad muy difícil.” comenta Juan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *