ROBIN ABBEY – Rotulista

“Se recuerda la calidad mucho tiempo después de que se olvide el precio”.

Robin Abbey nació cerca de Beaminster, Dorset, Inglaterra en octubre del año 1948 y fue criado cerca de Bridgwater en Somerset. Él asistió a la escuela secundaria  e instituto local de bellas artes Somerset en Taunton. Allí Robin hizo un curso de diseño tipográfico y así siguió su interés en el arte del rótulo tradicional. En este curso aprendió sobre la impresión tipográfica de madera y plomo, que era fundamental para el conocimiento de formas de letras individuales. También, Robin Abbey tuvo la oportunidad de ver a los rotulistas locales (ue eran muchos más de lo que hay ahora), sin embargo, la mayor parte de su formación práctica la recibió de Bev Blackmore, ahora Milverton. Desde entonces Robin ha tenido varios trabajos que implicaban letras en la impresión o la rotulación, pero después de mudarse a Edimburgo decidió que se dedicaría a la rotulación a tiempo completo. Eso fue hace diecisiete años, de todos modos, durante ese tiempo el interés por los letreros pintados, incluyendo dorado y dorado de cristal ha aumentado entre las nuevas generaciones.

Robin empezó su negocio presentando algunos signos en la repisa de la chimenea en su casa en Albert Place. Su taller actual se puede encontrar en Coburg House Art Studios en Leith de Edimburgo. Es un lugar pequeño pero muy ocupado, con una pared impresionante de numerosos matices de pinturas, proyectos en varias etapas de terminación y muestras de trabajos anteriores. Robin, un artista y comerciante ofrece: una amplia gama de servicios de rotulación, proyectos especiales tales como la escritura en los barcos y la pintura de figuras decorativas. Los proyectos de Robin se convirtieron en parte integral de casco viejo y la zona nueva de Edimburgo del paisaje urbano del Patrimonio Mundial, donde la integridad visual es una de las razones claves detrás de esta prestigiosa inscripción. La mejor manifestación de eso son las tiendas tradicionales, las fascias y fachadas decorativas de las casas públicas, que contribuyen a la atmósfera histórica de Edimburgo. Sin embargo, ellas requieren un mantenimiento regular y restauración adecuada, lo que significa que necesitan aplicarse las habilidades tradicionales.

Aunque la rotulación como disciplina se reconoció en la segunda mitad del siglo XVIII, no sería una mentira decir que ha perdido su primacía en la segunda mitad del siglo anterior, cuando la publicidad, las nuevas tecnologías y los materiales se hicieron más accesibles. Sin embargo, en los últimos años la rotulación comenzó a regresar debido a una creciente necesidad de crear nuevos espacios y el mantenimiento de los activos históricos. Por lo tanto Robin entrena y trabaja con profesionales jóvenes que a menudo tratan de seguir sus carreras en la rotulación después de adquirir experiencia en publicidad. Su enfoque de la disciplina es auténtico, ya que utiliza métodos y herramientas tradicionales, dejando suficiente espacio para una creatividad competente. La rotulación requiere un toque personal, paciencia y atención a los detalles, que Robin describe con precisión en términos económicos: “Se recuerda la calidad mucho tiempo después de que se olvide el precio”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *