TRINIDAD LÓPEZ ALGUACIL – Ceramista

 

Trinidad y su marido llevan más de 30 anos trabajando con azulejos de cerámica. Llevan años produciéndolos utilizando principalmente agua, barro, colores y vendiéndolos en toda España y exportándolos a muchos sitios en todo el mundo.

El taller de Trinidad y su marido, Agustín, se encuentra en Santa Fe, en la provincia de Granada. Comenzaron a trabajar en este mundo por tradición familiar. El padre de Trinidad se dedicaba a este y ella lo ha vivido en casa desde pequeña. Siempre estaba en el taller viendo como su padre trabajaba y le gustaba muchísimo. Desde pequeña siempre ha querido participar en las labores que hacía su padre y poco a poco ha ido aprendiendo las diferentes técnicas, los materiales, las temperaturas del horno y eso hasta el día de hoy.

Sus azulejos se utilizan principalmente para decorar cocinas, baños o patios en casas, y en los hoteles o edificios públicos se puede utilizar para baños y patios e incluso para decorar las paredes de cualquier sala. Son muy conocidos en el área de Santa Fe y en Andalucía y también tienen clientes en todo el mundo: Arabia Saudí, Marruecos, Argelia, Dubai, Katar, Italia, Estados Unidos. En España en casi todas las ciudades, en Sevilla, por ejemplo, en los pabellones de la Exposición Internacional en 1992.

Origines de la cerámica y sus propiedades

Los azulejos españoles han ganado una reputación mundial por ser los con las más brillantes y coloridas combinaciones. Los orígenes de los azulejos españoles se remontan a miles de años.

Durante la Edad Media y antes de la invasión musulmana en el año 711, la cerámica se producía ampliamente en el sur y el este de España Costera, incluyendo azulejos para el diseño y la producción, piezas prácticas, piezas de arte del mosaico, tejas, fuentes etc. Se hacían piezas increíbles de azulejos artesanales para palacios e iglesias de toda España. Más tarde se desarrolló y se extendió a los hogares españoles, pisos, cocinas, cuartos de baño y sobre todo, los patios interiores.

Los azulejos esmaltados se esmaltan con metálicos y vidrio óxidos que ayudan a proteger la superficie, haciéndola duradera, pero también brillante y brillante en el diseño. La cerámica española comenzó a ser exportación desde muchas ciudades de Andalucía, sur de España. Ricos en patrimonio islámico y árabe, los azulejos de cerámica se exportaron en el Mediterráneo, Europa y el mundo.

Hoy en día, los azulejos españoles varían entre moderno y tradicional, de dibujos coloreados a azulejos con diseños similares a la madera. Los azulejos españoles, el tipo tradicional y original, pueden ser bastante caros, pero son de muy alta calidad y duradero. Los azulejos de cerámica son, de hecho, muy resistentes contra muchos factores perjudiciales, como el agua, el viento y el calor. Una patina acristalada sobre este material deja el producto impermeable, lo que lo hace más resistente a la lluvia, y es por eso que se suele utilizar en la construcción de techos.

Descripción trabajo y materiales

Trinidad y su marido producen tres tipos de azulejos:

1) Arista: De tradición árabe donde cada color se separa uno del otro por una pequeña arista que lleva el azulejo.
2) Cuerda Seca: Entre los diferentes motivos y colores que lleva el azulejo, hay una pequeña separación a modo de calle para separar los colores.
3) Azulejo artístico pintado a mano con motivos vegetales, de animales, costumbristas, etc.

Trabajan con muchos materiales distintos, pero los principales son barro y agua. Luego también trabajan con los diferentes óxidos, cobaltos, estaño y reflejos que utilizamos para las decoraciones del azulejo, que pintan ellos manualmente utilizando la perilla.

Sobre una galleta de barro fresco, se pasa el dibujo de los motivos. Una vez que el azulejo está dibujado se mete en el horno y se cuece entre 800-900ºC. Cuando ya está cocido el azulejo, se pinta con los esmaltes de colores y posteriormente se introduce el azulejo nuevamente en el horno.

“Nosotros venimos aquí diariamente y siempre tenemos trabajo que hacer. Si tenemos un encargo pendiente, pues nos ponemos a trabajar en ello, y si no tenemos ningún encargo, siempre hay alguna tarea que realizar, como limpiar, ordenar, colocar, hacer pedidos de materiales que nos falten, etc.” explica Trinidad.

La base de los azulejos es barro arcilloso, que pueden ser más rojos si son altamente ferruginosos, o más blancos si son mas calcáreos. Para conseguir el color utilizan esmaltes con gran cantidad de sílice, que posteriormente al salir del horno le dan ese aspecto vítreo. Hoy día se han sustituido muchos colores que antiguamente eran muy tóxicos como el cobre, plomo etc. De los esmaltes más caros que se emplean hoy en día, y uno de los efectos mas difíciles de conseguir, es el reflejo metálico, que utiliza partículas de oro y se cuece en varias cocciones oxidantes y reductoras.

Resumen

Durante todos los años que llevan trabajando como artesanos, Trinidad y su marido han tenido que pasar por buenos y malos momentos del mercado, pero siempre han conseguido seguir adelante. “La crisis económica también ha sido un momento difícil para nuestro taller, pero siempre hemos conseguido mantener nuestra profesión y vivir de ella.”

¿Y como ve Trinidad el futuro de su fábrica/taller?: “Parece que nuestro hijo va a volver a abrir el taller, y nosotros que ya estamos jubilados, seguiremos ayudándolo poco a poco. El no trabajará directamente en la creación de azulejos sino se ocupará básicamente de la gestión del taller. Y además, también estamos en contacto con una empresa privada que va a seguir gestionando la empresa para abrir un nuevo mercado internacional y expandirnos a nuevos clientes.”

Y añade: “Pues, después de todos estos años nos da mucha pena decir que la profesión del artesano está cada vez menos valorada y poco a poco está desapareciendo. Nosotros ya nos hemos jubilado, pero aún así seguimos viniendo al taller y realizando pequeños trabajos que nos encargan, pero sabemos que pronto tendremos que delegar en alguien para hacer todas estas tareas. Llevamos ya unos meses en contacto con una empresa externa que está interesada en volver a activar el movimiento del taller y seguir con la tradición. Para ello contrataría gente nueva, nuestro hijo también colaboraría con ellos y nosotros, mi marido y yo también estaríamos por aquí casi a diario para poder echar una mano en todo lo que sea posible. Aunque nuestro hijo no ha querido dedicarse al taller desde un primer momento, con el tema de la crisis y la falta de trabajo, se ha visto más inclinado a conocer este mundo y trabajar en el taller.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *